Aprende el abecedario. No bastará,
¡pero apréndolo! ¡No dejes que te desanimen!
¡Comienza! Debes saber todo.
Tienes que ser dirigente.
¡Aprende, hombre en el asilo!
¡Aprende, hombre en la prisión!
¡Aprende, mujer en la cocina!
¡Aprende, tú que tienes 60 años!
Tienes que ser dirigente.
¡Busca la esquela, tú que no tienes casa!
¡No tengas miedo de preguntar, camarada!
No dejes que te induzcan a nada.
¡Investiga por ti mismo!
Lo que no sepas tú mismo no lo conoces.
Examina los detalles a fondo;
eres tú él que paga las consequencias.
Pon tu dedo en cada detalle, pregunta: ¿Cómo llegó esto aqui?
Tienes que ser dirigente.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.